domingo, 14 de diciembre de 2008

Cartas de navidad


Por un centavo, perdimos la cabeza una vez más.
Por un centavo, las venas me bailaban sin cesar.
Por un centavo, te vimos apuñalando al rey.
Por un centavo ya no se que vas a hacer.

Cruel la miseria,
saberte de memoria me da asco
y encuentro la salida hacia la tumba
de mis sueños de volver.

Por un centavo, alguna foto y unas cartas de navidad,
me dijiste que no me ibas a juzgar.
Ahora huelo bien tu plan amargo,
no me cuesta para nada descifrarte.

Sé muy bien lo que pasaba.
Sé muy bien quien fuiste ayer.

1 comentario:

Luzbel. dijo...

Me daría miedo de ser esa persona.