domingo, 20 de diciembre de 2009

Era de hielo

100 intentos.
Muchos más minutos
y los acentos de mis caderas.
Los reyes destituidos de mis entrañas,
los golpes de una pala, de adentro hacia afuera de mi cuerpo.

Me dijeron - No, mujer, por hoy basta.
Tuve que reaccionar.
Patalee, escupí, grité y hasta el último momento tuve la fuerza...
Pero todo se desvanece atrás de la cortina de estos tiempos.
- Adentro - dijo, y me encerró en el freezer otra vez, donde todo es asquerosamente vano.

6 comentarios:

Topacio dijo...

entro a la heladera para quedarse

*Ene Deláa* dijo...

Vano, pero al menos fresquito en estas épocas :P

Luz dijo...

Después de un tiempo
te sentís tan barata
que vas a extrañar el freezer
en cuanto te encuentres
en una heladerita de camping.

Pero... Yo ya estoy ahí, esperando a reírnos de nosotras, cuando gustes.

TEADORO.

Gonzinko dijo...

Nada que hacer... (no frost)

El Hombre de la Baraja de la Derrota dijo...

bellas palabras

insoportablemente viva dijo...

Depende de cómo lo mires, todo puede ser asquerosamente vano en cualquier lugar, momento, situación...
y viceversa.

te amo