jueves, 12 de marzo de 2009

Hay nada, hay algo, hay todo (El encubierto)

Volvió encerrada en sábanas de hotel a gritar, a gemir, a gruñir.
Sintió el despojo, el flagelo de una vida nueva y casi de lluvia de tarde.
Y ahora refleja...
un misterio
dos misterios
tres sabores únicos como las letras de un nombre

que ya no existe.


Ahora es todo un sueño, es todo un pie de página, una confesión nocturna.
Es todo magia negra, rulemanes, alas, huertas...muertas.

Es todo una nada que hace que todo parezca algo.

Pero NO.
NO..
NO...

3 comentarios:

N. de la A. dijo...

Colgué pero volví. Y está todo cambiado! Qué pasó acá? Esther Píscore?

Últimamente tus posts me dan como un escalofrío. Es bueno; generar reacción es bueno.

Gracias los regalitos, aunque esta vez no haya quedado el fantasma de las madalenas.

Te dejo por acá un ciberregalito para vos también.

Besototes!


(todas frases inconexas fueron, no?)

Luzbel. dijo...

tres sabores únicos como las letras de un nombre


Paz
Luz

P: NO
A: NO
Z: SI

L: NO
U: NO
Z: SI

Uy, esta zeta rebelde que no se decide ni en que dirección van sus líneas.

Te veo en un ratitín.

Pero NO!
Mejor no hablar de ciertas cosas.

Xaj dijo...

Convertirnos en la anécdota más dulce de una noche ajena. Ser el tallo triste y seco de la planta que fue.

Saluditos, peace and love.